El periodo de adaptación en Los Peques

PAUTAS A TENER EN CUENTA EN EL PERIODO DE ADAPTACIÓN 

La autonomía es un objetivo a muy largo plazo, el niño necesita de la seguridad de sí mismo en todo momento. No podemos soltar a los padres y madres sin cogernos a otro lugar. Existe un tránsito entre la familia y la escuela. Este tránsito se debe realizar en un ambiente cálido y amoroso. El deseo individual tiene su límite en el deseo de los demás. Este es el origen de la aceptación de las normas sociales y es el camino que va del egocentrismo a la socialización efectiva.

Teaching Staff

Todo el personal de este Centro, en este periodo va a tener muy en cuenta:

Los objetos transicionales 

Los niños y niñas necesitan de objetos afectivos que a modo de bastón les permitan estar sin la madre, y que estén cargados de su presencia; éstos debéis traérselos sobre todo los primeros – 2 –

días, ya que les da seguridad y les ayudan a integrarse al grupo.

Espacios afectivos. 

El aula, y el Centro, desde el primer día están distribuidos por zonas de trabajo y espacios que evocan el hogar con sus diferentes dependencias.

 

Los principales zonas vivenciales que tenemos en la clase son los siguientes:

Rituales afectivos: canciones y juegos.

La alfombra. En ella se construye la socialización: organizamos proyectos, jugamos, leemos cuentos, dramatizamos, resolvemos los conflictos y analizamos lo que hemos hecho a lo largo de la jornada.

Espacio de la cocinita y la casita. Espacio imprescindible para vivir sus respectivas casas en forma de juego, sus preocupaciones, las relaciones entre géneros, etc.

Espacio de construcción. Es una pequeña alfombra en donde jugamos con los encajables, construcciones, herramientas, etc. – 3 –

Rincón de plástica. En este espacio se encuentra la pintura, el modelado, donde desarrollamos nuestras habilidades artísticas  Rincón de juegos lógicos. ensartados, puzzles, encajables, dominó, etc.

La biblioteca. Es un santuario tranquilo en donde están los cuentos, el libro de las canciones, el álbum de fotos, juegos de tarjetas, y la caja de los tesoros.Es muy importante que traigáis fotos de vuestra familia y de él con el nombre. Los niños y niñas pasan horas mirándose, reconociéndose, diferenciándose, construyendo su identidad.

La piscina. Disfrutamos de las actividades acuáticas

Rincón del arenero: Nos divertimos mucho con los chinos.

Cantar en grupo es un ritual de catarsis colectiva. A la vez, es un elemento socializador, ya que cantamos en grupo, compartiendo la palabra, el ritmo y la melodía. La canción de Gugu, el monito que lloraba porque “su mamá se ha ido”, fue creada para ello.

instalaciones-composicion

Los niños y niñas que lloraron al entrar son los que aún, al finalizar el curso, la recuerdan con más entusiasmo. También son importantes las canciones que se cantan mitad con la voz mitad con el cuerpo, en esta edad en la que la capacidad simbólica no está muy desarrollada y los esquemas motores se cuelan entre las medias palabras: “Con un pie yo bailo”, “Saco una manita”, etc. Los juegos en los que movemos el cuerpo son imprescindibles en este periodo en donde el lenguaje no es elaborado y permanecen aún los esquemas psicomotrices muy unidos al pensamiento.

Con juegos como “Se parece a su mamá, o a su papá”, los niños se cargan de seguridad al identificarse con sus progenitores, a la vez que hacen la proeza de entrar en un aro y saltar desde una silla, (“cuando entra, cuando sale, al subir y al bajar”).

“Los dedos van al colegio”. Es un juego de dedos en el que cada uno se levanta para ir al colegio

y llama al siguiente para que lo acompañe. Todos se van levantando a la llamada de los niños y niñas, menos el pulgar que es más dormilón y hay que gritarle más fuerte hasta que se levanta apesadumbrado. En este juego se proyectan cuando por las mañanas les cuesta salir del dulce nido.

Las sustancias afectivas 

Llamamos sustancias afectivas al agua, al barro, la tierra, la plastilina, la pintura, etc. Estas sustancias son imprescindibles en el aula de infantil y sobre todo en el periodo de adaptación. Los niños con más dificultades se tranquilizan cuando tocan pintura, barro o agua con sus manos. Igualmente funciona tocar caracoles o lombrices de tierra. Hay algo en lo viscoso que obra milagro en el comportamiento de los niños y niñas con más dificultades. También tenemos en la biblioteca “la caja de los tesoros”, en donde metemos objetos para tocar, acariciar y ver: telas, lanas, algodón, cristal, objetos brillantes, etc., y fueron muy utilizados en los primeros días cuando la necesidad de obtener sensaciones agradables era imprescindible.

La vida en el aula. 

Cuando cuidamos a alguien nos cuidamos a nosotros mismos. Los muñecos y peluches que tenemos en la casita cumplen esta función de objetos en los que los niños y niñas se proyectan, mientras los cuidan, consuelan, obligan a comer, etc. Pero son los animales los que mejor sirven para ello porque tienen vida. Los caracoles, los pollitos, las ratitas, los gusanos de seda, etc. han ido entrando en clase y enganchando afectivamente a todo el alumnado. Los animales son elementos de comunicación de primer orden para aquellos niños y niñas que tienen dificultades de relación con los demás o un comportamiento algo revoltoso,tienen algo que produce un efecto apaciguador, curativo y saludable. Por ello se hace necesario llenar nuestras aulas de seres vivos en esta etapa infantil.

En el cole, pretendemos en este periodo:

  • Resaltar la identidad individual.
  • Satisfacer los intereses evolutivos.
  • Crear vínculos.
  • Resolver situaciones.
  • Crear la identidad grupal.

Las familias debéis obligaros a: 

  • Superar los miedos.
  • Reestablecer las fortalezas.
  • Expresar las dudas.
  • Satisfacer las expectativas

                                                   Y lo mas importante ¡¡¡Contad con nosotros para todo cuanto necesítéis!!!